top of page

Pterigión (carnosidad)

  • Los precios varían
  • Star Médica Tlalnepantla

Descripción del servicio

El pterigión, o como se conoce popularmente, carnosidad, es un crecimiento anormal o tejido elevado con forma triangular en la primera capa del ojo llamada conjuntiva bulbar, que se extiende desde el ángulo interno del ojo hacia la córnea. Es más comúnmente encontrado en la conjuntiva bulbar que está cercana al ángulo interno del ojo (cerca de la nariz) y menos frecuente en el lado temporal (cercano a la oreja). Existe una forma más pequeña de pterigión llamada pinguécula, la cual es muy parecido en apariencia al pterigión, pero no suele sobrepasar la córnea. Generalmente la pinguécula precede a la formación del pterigión. Se supone que el medio ambiente, la exposición a los rayos ultravioletas del sol y la herencia, pueden jugar un rol importante en la formación del pterigión. Es más frecuente en áreas tropicales o subtropicales y frecuentemente en individuos que se exponen mucho a la luz del sol, al aire, polvo y otros estímulos nocivos. Usualmente el pterigión crece muy lentamente y suele pasar la línea que divide la conjuntiva de la córnea, llamada limbo, y crecer sobre la córnea y puede llegar hasta el eje visual donde puede producir disminución de la visión del paciente. El pterigión puede estar presente sin necesariamente estar inflamado, pero puede también cursar con inflamación, siendo en estos casos estos, sintomático para el paciente, con ojos rojos, lagrimeo, sensación de arenilla o cuerpo extraño en el ojo, dolor o piquetes, ardor, visión borrosa por alteración de la película lagrimal. Cuando son grandes, los pterigiones pueden producir astigmatismo, u otras lesiones en la córnea. Si el pterigión no se acompaña de inflamación o molestia, conviene el tratamiento conservador y se suele recomendar uso de lágrimas artificiales y protección contra los rayos ultravioletas. Si se acompaña de inflamación, se pueden utilizar lágrimas artificiales, vasoconstrictores o antiinflamatorios tópicos para mejorar la sintomatología del paciente. Puede ser necesaria la intervención quirúrgica si el paciente lo solicita, por razones cosméticas, o porque el pterigión produce muchas molestias al paciente, que no calman con el tratamiento habitual, o el pterigión está creciendo a una velocidad mayor de la esperada o su tamaño amenaza la adición. Es necesario ser evaluado por el oftalmólogo quién determinará si el paciente requiere o no la cirugía, porque existe la posibilidad que después de la cirugía, el pterigión vuelva a aparecer, y cuando esto ocurre, usualmente


Detalles del contacto

  • Avenida Sor Juana Inés de La Cruz 280-mz 020 mz 020, MZ 020, San Lorenzo, Tlalnepantla de Baz, Estado de México, Mexico


bottom of page